Proceso de la plusvalía municipal en Zaragoza

El proceso de plusvalía es conocido como la contribución o pago de impuesto que cada ciudadano se ve en la obligación de pagar debido al aumento de valor que pueden generar las distintas obras y mejoras que cada gobernación hace en la zona donde se ubica el inmueble.

Estas obras pueden generar un valor mayor al que se poseía una vez que es obtenido el inmueble, que puede ser causado por la economía y por los distintos beneficios que pueda otorgar gracias a las mejoras realizadas por el Estado.

 

Beneficios de la plusvalía

Como parte de un impuesto municipal que es invertido nuevamente en proyectos y obras que beneficien a la comunidad, el principal factor beneficiario de la plusvalía se considera el aumento del valor que provee a los distintos bienes inmobiliarios que se encuentren ubicados en la zona mejorada.

Además de obtener beneficios como mejoramientos en las vías, zonas de recreación de todo tipo, plazas, canchas de todos los deportes, centros comerciales y otras construcciones que puedan ser realizadas por el Estado, otro beneficio de la plusvalía es el mejoramiento de la zona donde se ubica el inmueble.

Se puede decir que la plusvalía es la inversión que se realiza a cambio de las mejoras en las zonas de un inmueble, que puedan generar un valor positivo conocido como ganancia en dicho inmueble.

Las personas que deben pagar la plusvalía están seleccionadas dependiendo al incremento del valor que las obras realizadas por el Estado o incluso las mejoras hechas por el propietario, puedan generar en el inmueble.

Ya sea porque el Estado invirtió en la mejoría de las zonas que se encuentran en los alrededores del inmueble, porque el propietario mejoró el nivel de aprovechamiento que le otorga al suelo del inmueble, por la expansión o construcción del inmueble o simplemente por la absorción de una mejor zona.

Los ciudadanos que realicen cualquiera de estos procesos sobre el inmueble, obtendrán un beneficio debido al incremento en el valor que posee el bien inmobiliario, de forma que se le otorga el deber de cancelar el impuesto de plusvalía de forma obligatoria basada en el valor que dichos cambios le otorgaron.

La plusvalía Zaragoza se cancela en el Ayuntamiento de la ciudad, de manera que los fondos que el Estado obtengan, puedan invertirse en mejorías para los distintos espacios que se ubique en la misma zona que el inmueble.