Una oportunidad única

Son pocas las ocasiones en las que se te puede presentar una oportunidad de trabajo de buenas, estas sin duda hay que cogerlas con los ojos cerrados ya que de pensarlo un poco o se pasa la ocasión o le damos más vueltas que a un trompo y al final acabamos rechazándola por no sé qué razones sin mucho sentido.

También suele pasar algo similar cuando encontramos algo que queremos comprar, si no lo compramos al instante por cualquier cosa, cuando vuelves a por el artículo en cuestión ya no está. Una verdadera pena cuando hablamos de algo que nos interesa de verdad y lo perdemos por pensarlo unos minutos.
Algo así me pasó cuando me compré el coche, estuve viendo decenas de coches y ninguno de ellos me gustaba lo suficiente como para comprarlo, de hecho solo uno me gustó. Pasó que se me iba un poco de precio por lo que me fui a casa sin decidirme. Tras meditarlo varias horas y consultarlo con mis padres decidí comprarlo.

Al día siguiente regresé a www.tudesguace.com y para mi sorpresa ya no estaba a la venta. Maldita mi suerte. Me puse a buscar entre todos los que había a ver si encontraba algo que me llenara tanto como aquel que había perdido. Finalmente encontré uno muy similar que también me gustó bastante y del que el precio me gustó más ya que era más económico de lo que esperaba. Me aseguraron que el coche estaba en perfectas condiciones y totalmente revisado y garantizado.

Está claro que si encuentras algo que te gusta no debes dudarlo y comprarlo al instante, si no corres el riesgo de perder la oportunidad de poder adquirirlo.
Esto son cosas banales pero imagina que te llaman para un trabajo, en ese momento no sabes si te interesa y le dices a la persona que te ha llamado que te lo vas a pensar y que te pondrás en contacto con ellos más tarde. Esto es un error. Si pierdes el tren ya no vuelve a pasar así que aférrate a lo que sea y busca respuestas. Haz todas las preguntas necesarias para sacarte todas las dudas en el momento y no cometas el error de pensar demasiado. Hay oportunidades que solo pasan una vez en la vida y si no sabemos gestionarlas pasan de largo por delante de nuestras narices sin poder echar marcha atrás.

Deja un comentario