Dormitorios exclusivos en Novely

Quizás uno de los espacios que más apreciamos en casa y al que le procuramos la mayor comodidad, es el dormitorio. En Novely, el diseño de estas salas es una especialidad, no solo una rama que abarca, la practicidad, la elegancia y un ambiente que resalta por lo estético, tanto como por el orden con que se mantiene, gracias a su amplitud, aprovechamiento de la luz y la integración de sus componentes.

Elaborado con finos materiales

Predomina el uso de cristal y laca mate para los acabados. Mientras que, en los perfiles de las puertas y cierres de los armarios (closets) se aprecia la integración a los propios espacios donde han sido fabricados, en el canto de los cajones, por ejemplo. Los colores que más se utilizan, son, la laca en crema y el cristal granate.

Aspecto general

Se combina una estupenda cama amplia matrimonial con dos mesitas de noche elaboradas en el mismo diseño que todo el encajonado y los guardarropas. Los armarios como ya se ha explicado, tienen apertura con puertas corredizas syncro de serie premium Nobelcur, con sus divisiones verticales y horizontales, combinando el cristal con la laca para un acabado sin igual. También se incluye una bonita cómoda de 7 cajones ordenados verticalmente y muy amplios.

Las mesitas tiene cajones internos, tres cada una, con asa decorada en metal dorado, están integradas al copete de la cama que forma parte del complejo principal y hace juego con el diseño de los armarios.

Este cabecero es retroiluminado y la luz se combina con la general de la habitación, puede activarse por separado o en conjunto, para aprovechar al máximo las propiedades lumínicas del diseño. Se utilizan paredes en color claro, preferiblemente blanco, con piso alfombrado, en acabado oscuro y suave al tacto, para contrastar, la pared del fondo puede ser de color gris cemento.

CASCOS DE BARCO

Como orgullosos armadores de un crucero de motor, vamos a admirar nuestro barco principalmente por su obra muerta. Sin embargo, es la obra viva lo que cuenta en realidad en términos de rendimiento, y como punto de partida en el camino hacia el conocimiento de nuestro barco, tenemos que entender algo sobre el cascos de los cruceros de motor de los En el mundo del crucero a motor se habla mucho del diseño de cascos como si disponer de un casco de una forma determinada fuera una fórmula mágica para conseguir la embarcación perfecta. El diseño de cascos es importante porque el casco es la parte del barco en contacto directo con el agua y su forma tiene que ser adecuada si queremos que el barco tenga un buen rendimiento y buenas características de gobierno. Sin embargo, no hay ningún secreto especial en e diseño de cascos, aunque la calidad del trabajo de un diseñador comparado con otros suele ser motivo de discusión entre los armadores. Es como si el trabajo de diseñador acabase una vez ha diseñado el casco; pero nada puede estar más lejos de la verdad. El trabajo del diseñador es producir un crucero de motor totalmente integrado, con un casco de buenas prestaciones en las condiciones adecuadas, con cómodos alojamientos, un tablero de gobierno con buena distribución y con el motor adecuado para proporcionar al barco las prestaciones deseadas 

Los dos tipos principales de forma de casco para cruceros de motor son el de planeo y el de desplazamiento. Quizá debiéramos añadir un tercer tipo: el casco de semidesplazamiento. Como su mismo nombre indica, éste es un tipo intermedio entre los otros dos. Hasta cierto punto, el tipo de casco que tiene un crucero de motor determina la velocidad que puede desarrollar, pero todos los cascos han de ser manejables a poca velocidad, así que existen una serie de puntos en común en los diferentes diseños. Incluso embarcaciones provistas de motores que sólo les permiten alcanzar velocidades de desplazamiento tienen a menudo cascos de planeo, lo cual demuestra la posibilidad de intercambio en los tipos de casco, aunque sería una tontería utilizar un casco de desplazamiento a velocidades superiores a las de desplazamiento

Navegando de nuevo este verano

Ya han pasado cuarenta años desde que hice mi primera travesía en un crucero de motor. La recuerdo porque embarrancamos al entrar a puerto y tuvieron que sacarnos a remolque, sin más desperfectos que el herido orgullo del patrón. Yo era demasiado joven entonces para darme cuenta, pero creo que todos aprendimos algo de aquel percance. Este aprendizaje ha continuado a lo largo de los cuarenta años siguientes, y espero poder transmitir al lector parte de él en este libro Existe una enorme cantidad de facetas dentro del manejo y del cuidado de un crucero de motor, y la mayoría se aprende con la experiencia. Cada vez que subimos a bordo o salimos a la mar aparece algo nuevo con lo que tenemos que enfrentarnos, pero en poco tiempo nos haremos al barco y a la mar, y ello nos va a permitir sacar el máximo provecho de nuestro barco, en experiencia y en diversión Uno de los primeros problemas que se nos va a presentar suele ser que nos encontremos en un puerto deportivo muy concurrido. Este no es el mejor sitio para aprender a gobernar el barco y lo más sensato es pedirle a alguien que nos ayude a sacarlo a aguas libres la primera así no incurriremos en errores de los que avergonzarnos delante de otros armadores En mar abierta hay mucho más espacio para maniobrar y podremos practicar lejos de las peligrosas paredes del muelle e ir tomándole la medida a la mar y a la forma en que el barco reacciona ante ella.

Pero alguna vez hay que volver a puerto, y esto puede resultar difícil, porque toda la información tiende a liarse en la cabeza cuanto más nos acercamos al puesto de atraque En estas primeras salidas, tener a bordo a alguien con experiencia es de gran ayuda, pero sólo vamos a aprender de verdad cuando lo tengamos que hacer por nuestra cuenta. Cuando llegue este momento, tenemos que calcularlo todo con anticipación para no llevarnos sorpresas desagradables (no hay que tener prisa), y en seguida nos daremos cuenta de que en realidad no es tan difícil como nos habíamos imaginado. Es aconsejable, eso sí, esperar a la marea baja para reducir el número de factores a considerar.

El gobierno del barco es sólo una de las facetas de la navegación a motor. Hay mucho que aprender sobre meteorología, sobre la mar y sobre navegación. No hay que aprender todo esto a la vez, sino ir poco a poco; eligiendo los lugares y las condiciones en las que vayamos a salir a la mar, de forma que al principio realicemos travesías fáciles con buen tiempo y luego vayamos ampliando nuestros horizontes a medida que vamos cogiendo confianza incluso si ya tenemos mucha experiencia es aconsejable tener siempre algo preparado para que si algo va mal (lo cual ocurre incluso en los barcos mejor organizados) podamos hacerle frente.

Gran parte de esta capacidad para hacer frente a los problemas proviene de un conocimiento profundo de nuestro propio barco. Un patrón medio pasa la mayor parte de su tiempo a bordo atracado a puerto. Aquí puede seguir su proceso de aprendizaje averiguando todo lo que pueda sobre su barco (por dónde van los sistemas de gobierno, qué es lo que provoca las intermitencias del sistema eléctrico, cómo funciona el sistema de conducciones…). Los barcos y sus equipo electrónicos, con sus sistemas son bastante complicados y cuanto más sepamos sobre ellos, mejor podremos hacer frente a las dificultades suena casi como si de volver al colegio se tratara, pero este aprendizaje puede completarse en el tiempo que queramos y a la velocidad que nos parezca. Hay que observar los otros barcos y el modo en que otras personas los manejan y no perder de vista las siempre cambiantes condiciones de mar y viento. En muy poco tiempo podremos hacer frente a todo tipo de situaciones como un profesional y obtendremos las satisfacciones que ello trae consigo.